Alcolea; coraje sobre ruedas.

Por: Álvaro Álvarez Díaz
Foto: Internet

Todavía me resulta difícil asimilar y mucho menos comprender el porqué de la decisión de no permitir la presencia del estelar pedalista santiaguero Arnold Alcolea en el campeonato mundial de ciclismo de ruta que tuvo lugar en Mendrisio, Suiza en el mes de septiembre del año pasado, cuando se ganó ese derecho después de encabezar, durante los primeros seis meses del año, el ranking de América Tour.

Y como si eso fuera poco, en este 2010, repitió el triunfo en la vuelta a Cuba (ganó también la de 2009), terminó segundo en el Panamericano de ruta con sede en Aguascalientes, México; noveno en el Tour de San Luis, Argentina y ahora se ubicó séptimo en la clasificación general individual en la tercera versión del giro al estado mexicano de Chiapas, donde además dominó en la clasificación por puntos y en la montaña.

Según el reporte de mediados de año, Alcolea aparece en el tercer lugar del ranking América Tour, con acumulado de 176 puntos, superado por el colombiano Gregorio Ladino con 239 unidades y el español Oscar Sevilla que exhibe 186 puntos. Ahora el indómito se prepara para asistir a la vuelta ciclista a Costa Rica prevista del 17 al 29 de este mes.

Repasando mi archivo encontré una entrevista que le realizó el periodista Joel García al sobresaliente ciclista santiaguero, cuando se impuso por primera vez en la vuelta a Cuba. Su sencillez y modestia constituyen virtudes para admirar pero, el valor no tiene límites y lo demostró en la espectacular escalada al macizo montañoso de Topes de Collantes en la edición 35 del clásico cubano efectuado en Febrero de este año.

Una aparatosa caída antes de enfrentar el imponente reto le impidió salir delante, sin embargo no se amilanó y como buen gladiador que no se da por vencido fácilmente comenzó a vencer kilómetros, metros, centímetros; bajo una pertinaz llovizna, agregue a estos inconvenientes un ponche pero, ahí estuvo la oportuna solidaridad de su compañero de equipo, el holguinero Raúl Granjel que rápidamente le cedió su bicicleta para que el corajudo Alcolea llegara a la cima en segundo lugar y se ubicara de líder en la clasificación general individual, puesto que no perdió más hasta coronarse por segunda vez en el giro.

En su diálogo con Joel salieron a la luz algunas anécdotas interesantes que les propongo conocer, como por ejemplo: montó bicicleta por primera vez a los cuatro años, su abuelo Pablo lo llevaba al parque Fuerte en su natal Santiago de Cuba, para practicar. Recordó las palabras que le dijo a su mamá cuando le propuso vender la bicicleta china 26 para poder comprarle una pitusa. “Prefiero seguir en short”…

Así transcurrió aquellos inicios, sufrió caídas, se peló las rodillas en las competencias callejeras en las lomas de Versalles y empezó en la Escuela de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) Provincial, bajo la atenta mirada del entrenador Agustín Arias, el culpable del sobrenombre con que todos lo conocen por acá, el Chiqui, el cual no le gustaba al principio, pero ya admite como el más cariñoso mote.

Cuenta Alcolea que participó en competencias pioneriles, juveniles y pasó mucho trabajo, porque su mamá haciendo un gran esfuerzo le compró una bicicleta de carrera, mejor que la china, pero muy vieja. Era la que más se rompía y se ponchaba. En los entrenamientos se quedaba botado y caminaba descalzo para preservar las zapatillas. A pesar de eso siguió insistiendo porque su meta estaba bien definida.

Me detengo en un testimonio que me resulta increíble; en la vuelta a Cuba de 2002 ganó la etapa Guantánamo-Santiago de Cuba, algo que hacía años no ocurría en un ciclista local, así se percató que podía lograr otros objetivos sobre todo a la hora de escalar montañas y… En los años sucesivos la dirección del equipo le mandó a parar varias veces en la etapa que subía a Topes de Collantes y terminaba en Villa Clara, a pesar de que sacaba buena ventaja en la loma. Aceptaba y estuvo conforme en hacerlo, aunque por dentro le dolía.

En el 2007; cuando llegó a tener cuatro minutos de diferencia con el pelotón, estuvo de acuerdo, “porque cuando uno se sacrifica por otros corredores y se reconoce es muy bonito”, sentenció.

No tengo dudas que Arnold Alcolea estará en la selección de los atletas más sobresalientes del Año en la provincia de Santiago de Cuba, méritos tiene de sobra, incluso me atrevería a asegurar que si no aparece entre los mejores de Cuba será una gran injusticia.

Deja un comentario

Archivado bajo América Tour, Arnold Alcolea, Ciclismo Cubano, Ruteros., santiago de cuba, vuelta a Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s