Eroílda; certera en el disparo.


Por: Álvaro Álvarez Díaz
Foto: Juan Carlos Roque Alonso
Con la misma paciencia y concentración que competía, así se dispone ésta criollísima mulata Eroílda Antonia Mendoza Macías a intercambiar criterios y anécdotas en un previsto diálogo, a propósito del encuentro municipal de la Peña deportiva 24 de febrero con las glorias y veteranos del deporte, efectuado en la Casa de Cultura del histórico poblado de Baire, ubicado a unos ocho kilómetros al Oeste de la ciudad de Contramaestre.

“Comencé bien temprano –responde la decidida especialista de tiro deportivo- a los trece años me inserté en la convocatoria que había organizado el entonces profesor de Educación Física Adecio López Caraballo, conocido por todos como “Niño”, fue algo interesante porque aquí nadie sabía nada de tiro, pero la curiosidad nos atrapó y aceptamos el reto”.

Eran los años de mucha efervescencia en la práctica del deporte (1968) y por suerte para Contramaestre se contaba con un hombre consagrado a su trabajo, además interesado por hacer avanzar este sector en el pueblo, el “Niño” López, primero en el voleibol, después en el atletismo, el béisbol, hasta alcanzar un apego especial por una disciplina sin tradición alguna en el territorio.

“Incansable, sencillamente incansable, así es “Niño” -continúa diciendo Eroílda- imagínese que debíamos caminar hasta la zona de América, distante un kilómetro aproximadamente, para comenzar los entrenamientos, en un área que él mismo creó, sin embargo había que ver aquello, siempre llena de muchachos interesados en la práctica del tiro. Así nos preparamos y competimos en las lides provinciales”.

“Por suerte, los resultados me avalaron para ingresar en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE), gané las medallas de oro en todas las modalidades del fusil estándar en varias ocasiones, después representé a la provincia Santiago de Cuba y a mí pueblo de Contramaestre en los juegos nacionales escolares y juveniles, donde también logré muy buenas demostraciones que me posibilitaron ingresar en la Escuela Nacional de Perfeccionamiento Atlético (ESPA)”.

Es evidente que a partir de ahí, comenzaron mayores exigencias, y como es lógico para mantenerse en la élite es preciso estabilizar los resultados

“Sí, es cierto, pero la disciplina, la responsabilidad las llevé de la casa, mis padres fueron siempre muy rigurosos con sus hijos, y a mí nunca me faltó el consejo oportuno, el regaño, si era preciso pero, lo agradezco infinitamente”.

Eroílda, ¿tienes vivencias de tu primera competencia de mayor rango? …”Uhhh, fue en los llamados por aquel entonces, “juegos por la paz y la amistad”, aquí participaban muchos jóvenes talentos de los países socialistas y algunos de América, en aquella ocasión logré una medalla de oro y dos de plata, primero en la carabina 3 x 20, y segundos lugares en el match inglés y el fusil neumático”.

Me contabas hace unos minutos que representaste a Contramaestre y a Cuba en lides internacionales…
“En efecto, estuve en el año 1981, en la República Democrática de Korea, en un certamen denominado “Amistad y hermandad”, ahí terminé tercera individual en la carabina 3×20, y en ese mismo lugar en el por equipos, después viajé a Polonia en 1982, Bulgaria 1983, Berlín, Alemania en 1984 y Rumanía en 1985, en estos últimos compromisos, el mejor desempeño lo alcancé en los eventos por equipos”.

Según pude conocer, tu amor por el terruño y la nostalgia, comenzaron a definir el futuro de Eroílda cuando ya rebasaba los treinta años de edad…

“Exactamente, estuve algún tiempo más en la preselección nacional, competí en los juegos de la amistad, en algunos topes preparatorios para la Copa “Benito Juárez” que se celebraba anualmente y ya, decidí regresar a mí pueblo, dedicarme a la atención de mis padres, a constituir mí familia, tengo una hija que me ha regalado dos nietos maravillosos”.

“Orgullosa de pertenecer a este grupo de veteranos del deporte, es apreciable el interés y atención de las autoridades por nuestras necesidades, dentro de lo posible, el reconocimiento del pueblo, la gente me quiere y siempre tiene presente el modesto aporte que hice, en su momento, al desarrollo de este sector de la sociedad”.

Es un privilegio poder dialogar con esta gente sencilla, modesta y muy responsable, que prestigiaron el deporte y hoy comparten con su pueblo, como uno más de sus integrantes, sin embargo es lamentable que muchos talentos del municipio, hoy no tengan las mismas oportunidades, es extremadamente difícil la situación que presenta el campo de tiro ubicado en el Reparto: “Patricio Lumumba”, no hay municiones, no funcionan los atriles (donde se colocan las dianas), y sólo se dispone de algunos fusiles neumáticos.

No obstante, se hace el esfuerzo por revertir el deprimente panorama, gracias a las innovaciones de algunos técnicos e ingenieros de la localidad con el objetivo de que el tiro deportivo, siga siendo el deporte insignia de Contramaestre.

Deja un comentario

Archivado bajo Baire., competencias, niño lópez, peña deportiva, Tiro deportivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s